RFI.- Un profesor canadiense reconoció al autor de En Busca del Tiempo Perdido en una película de un casamiento en 1904. Los testimonios escritos sobre su participación en el evento, su atípica forma de vestir y el característico bigotito apuntan a la autenticidad del documento.
-->