Ir al contenido principal

El tango es negro

Horacio Salgán, un nombre fundamental y poco conocido en el género

Por Fernanda Paixão, (Brasil de facto).

Foto: Salgán, al piano, cumpliría 105 años y fue un nombre fundamental en la música argentina – Creative Commonns


Dueño de un estilo único, el músico inspiró a nombres más conocidos como Astor Piazzola

Horacio Salgán vivió cien años. Uno de los pioneros del tango en Argentina, El músico descendió de antiguos esclavos, y se remonta a los orígenes del tango, que, como el jazz, nació de las manos y mentes de negros y afrodescendientes. Una versión de la historia que aún es poco conocida ya que los nombres de referencia en el género se limitaron a artistas blancos, como Carlos Gardel y Astor Piazzola.

Nacido en 1906, Salgán fue considerado un niño prodigio cuando era estudiante en el Conservatorio Nacional y luego fue reconocido mundialmente por su estilo disruptivo en el género del tango. Se dedicó principalmente al piano y su estilo único fue fuente para músicos como Astor Piazzola, que solía escapar durante los descansos de donde tocaba con su orquesta para ver a Salgán en el bar de enfrente.

Pianista, compositor y director orquestal, a los 20 años formó parte de la orquesta de Roberto Firpo y realizó arreglos para la orquesta de Miguel Caló. En 1944 fundó su propia orquesta y en 1955 lanzó su canción más conocida, “A fuego lente”, un hito estilístico que abrió aguas en el género musical.

«El estilo de Horacio Salgán era único y se nota un arreglo que pasó por sus manos», señala Edgardo Sarri, locutor de radio especializado en tango, quien dirige el programa «Todo Tango» de Rádio Melody. «Como él, varios otros músicos negros tuvieron una trayectoria que dejó un legado fundamental para el tango, así como para muchas mujeres, que tampoco se mencionan a menudo».

El tango es negro

Al subir al escenario, la cantante Shirlene Oliveira suele enfatizar que canta tango porque tiene sentido, debido a las raíces negras del género. Mujer negra y migrante de Brasil, decidió vivir en Argentina para dedicarse al tango, y es testigo constante del desconocimiento social sobre sus orígenes.

“Es triste el desconocimiento y la negación sobre los orígenes negros del tango, en el país de nacimiento del estilo. Mientras niega su propia identidad, la cultura y toda la población se empobrece”, dice. «Mi experiencia con el tango es de tenacidad, trato con comentarios y situaciones que pueden hacer que cualquier artista se rinda, sin embargo, sigo decidido».

“El tango es de origen negro y construido marginalmente, basado en la gran diversidad étnica y migratoria”, dice la cantante Shirlene Oliveira. / Amanda Cotrim

Como una especie de síntoma cultural del país, en Argentina no se acostumbra hablar, estudiar o conocer a los africanos esclavizados, que constituían el 46% de la población en 1778.

“La historia del tango tiene raíces populares, como el jazz”, dice Edgardo Sarri, quien destaca dos esferas fundamentales para entender el surgimiento del género. «Está la esfera interna, que tiene la confluencia de ritmos afrodescendientes, como el candombe – ese don don don que le da ritmo al tango, que es hermoso -; y está la esfera externa, de los migrantes europeos que llegaron al país. Siglo XIX y se instaló en los conventillos, y trajo ansiedad y depresión al tango, las historias de pueblos perseguidos, que huían de las guerras «.

Investigando los orígenes del tango, el antropólogo Pablo Cirio, del Instituto Nacional de Musicología Carlos Vega, descubrió un documento que registra por primera vez la palabra «tango». Data del 11 de noviembre de 1802, un boleto para la compra de un «lugar de negros» en el ahora barrio de Constitución.

“La generación de los 80 construyó una narrativa que consideraba a los afroargentinos como ausentes de la historia”, dice Pablo Cirio en el portal de cultura del gobierno nacional. Narrativa dominante, no la cuestionaron ”.

Para el antropólogo, conocer las raíces del tango es conocer el género en sí. «El tango tiene orígenes negros y está ligado a la milonga urbana, y ésta, al candombe y otros géneros afroportoporteros menos conocidos. Y cuando escuchas el candombe porteño, que siempre tiene letra, baila, y analizas la cadencia de la melodía, su estructura armónica, se empiezan a escuchar estructuras parecidas a las de un tango antiguo ”, comenta.

«Escuchar es cultural, y nos educaron para no ver ni escuchar a los negros. Cuando escuchas un tango o una milonga con los oídos abiertos a la diversidad, comienzas a darte cuenta de tu origen negro», dice Cirio.

En este sentido, para Shirlene Oliveira, Horacio Salgán es uno de los grandes referentes que hay que reconocer. «Salgán es uno de los referentes más emblemáticos del tango, el chico afro de Abasto, que contribuyó a las orquestas que dirigió, y cuya musicalidad negra sigue influyendo.

Comentarios

elmercuriodigital.es


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible